Ferrusquilla nos enseñó el deber de servir a nuestro estado y al pueblo de Sinaloa: Jaime Labastida

Para conmemorar el primer centenario del nacimiento de José Ángel Espinoza Aragón “Ferrusquilla” (1919-2015), el Instituto Sinaloense de Cultura y El Colegio de Sinaloa se coordinaron en el marco de los 28 años de este organismo colegiado. Se contó con la presencia de su hija Angélica Aragón y el maestro Gordon Campbell, gran amigo del homenajeado, quienes seleccionaron las piezas más representativas para integrar este concierto en honor del compositor oriundo de Choix y miembro fundador de El Colegio de Sinaloa.

El Teatro Pablo de Villavicencio se vistió de gala para recibir a la orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes y —de la mano de la primera actriz— Angélica Aragón, quien fungió como conductora, al contarle al público diversas anécdotas en la vida de su padre que tuvieron gran significado, ya que de ahí se desprendió el programa número 3 de la II temporada de la OSSLA, la noche del jueves 21 de noviembre.

Por su parte, en nombre del Consejo Directivo, el Dr. Jaime Labastida dijo que José Ángel Espinoza Aragón “Ferrusquilla”, quien fuera miembro fundador de El Colegio de Sinaloa: “Fue un hombre extraordinario desde el punto de vista musical, pero también extraordinario como ser humano; nunca dejó de cumplir con su deber. A los 96 años de edad seguía trabajando en el Colegio como si tuviera 15 ―esto no se puede olvidar jamás— él nos enseñó el deber de servir a nuestro estado y al pueblo de Sinaloa”.

Bajo la dirección del Mtro. Gordon Campbell, Director Emérito de la OSSLA, el concierto inició con la pieza “Échame a mí la culpa”, con arreglos sinfónicos; luego entró al escenario el violinista Alexander Campbell para interpretar el “Concierto para violín y orquesta en Re mayor opus 61”, de Ludwig van Beethoven, el autor clásico favorito de “Ferrusquilla”, quien, narró Angélica Aragón, visitó su casa museo en Bonn, Alemania, repitiendo el recorrido varias veces y luego que la encargada del lugar se fijara en él, lo invitó a un recorrido personal, además de convidarlo a tocar el piano de su ídolo, pero don Ferrusquilla no se atrevió y sólo pasó sus dedos por él, pero no pudo tocarlo.

En la segunda parte, la OSSLA interpretó: “El tiempo que te quede libre”, con la maestra Aigul Kulova al piano, y donde; la anfitriona contó una simpática anécdota en la que Jacobo Zabludovsky, gran amigo del cantautor sinaloense, se sorprendió al saber que él era el compositor de esa canción que el comunicador había escuchado en Argentina; siguieron con “La ley del monte”, la canción más mexicana de Ferrusquilla, para seguir con “Redes”, de Silvestre Revueltas, y el “Intermezzo”, de M. M. Ponce; para cerrar el programa con: “Sin pasaporte”, de Ferrusquilla, una canción de mucha actualidad, ya que demanda abolir las fronteras del mundo y mejorar el trato que se le da a los migrantes en cualquier parte del mundo.