Jaime Labastida invita a estudiantes a ser más críticos en investigaciones científicas

En el marco del 28 Aniversario de El Colegio de Sinaloa y ante un numeroso público, el Dr. Jaime Labastida —miembro de este organismo colegiado— presentó la conferencia: Humboldt a 250 años de su nacimiento, el jueves 21 de noviembre de 2019, en la Facultad de Biología de la Universidad Autónoma de Sinaloa, campus Culiacán. En el evento estuvieron presentes maestros especialistas en la materia, alumnos afines a la carrera, así como el director de dicha institución educativa, Vicente Olimón Andalón.

En su charla, el Dr. Labastida externó a los jóvenes estudiantes su gran admiración por Alexander von Humboldt, sobre todo por cómo desarrolló sus investigaciones bajo el método científico. El especialista comentó que Humboldt es el más grande investigador que existió durante la primera mitad del siglo XIX. Comentó que, a la muerte de éste, fue Charles Darwin quien tomó su lugar como el científico más importante de ese periodo.

En esa dirección, Jaime Labastida destacó la habilidad de von Humboldt por dudar de su entorno y del razonamiento de los demás investigadores ante diversas situaciones cotidianas; indicó que esta característica lo ayudó a adentrarse más allá de las diferentes disciplinas. Argumentó que la formación de un científico radica en cuestionar todo lo que lo rodea. Es así como el filósofo hizo un llamado a los jóvenes estudiantes a indagar más en las investigaciones y no quedarse con una sola postura científica.

Al finalizar la conferencia, el Dr. Labastida describió que lo más interesante de Humboldt era su cosmovisión y la manera en cómo percibía las cosas. Al responder una de las preguntas del público del porqué eligió brindar la conferencia de un científico en lugar de filosofo, el Dr. Labastida respondió: “Humboldt es un personaje excepcional, gracias a Siglo XXI Editores, tuve la oportunidad de tener acceso a sus textos para traducirlos a nuestro idioma, trabajo que me costó bastante porque son escritos muy complejos, pero además de eso, son muy bellos. Su historia es muy interesante porque ningún explorador de esa época se autofinanció, por lo que el trabajo de Alexander le pertenece sólo a él”, concluyó.