Enrique Patrón de Rueda ofreció un magnifico concierto en la UAdeO

El Teatro Lince de la Universidad Autónoma de Occidente fue la sede de un gran espectáculo orquestado por Enrique Patrón de Rueda, miembro de El Colegio de Sinaloa. Este viernes 23 de noviembre del 2018, el distinguido director ofreció la Gala de Ópera protagonizada por la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes, con once solistas de los Talleres de Ópera de Sinaloa y de Mazatlán, además de la soprano Carolina Wong.

El programa abrió con la Obertura de la ópera Las bodas de Fígaro, tras lo cual la soprano Rosa Dávila cantó Porgi amore (de esa misma ópera de Mozart), y le siguió la soprano Arisbé de la Barrera, quien interpretó el aria de La Reina de la Noche (de La Flauta Mágica), de Mozart, abriéndose turno a las piezas de Gaetano Donizetti al dar voz a All’afflitto e dolce il pianto (de la ópera Roberto Devereux), entre otras canciones célebres.

Acto seguido, la Orquesta toó la Bacanal (de Sansón y Dalila, de Camile Saint-Saëns), cuya alegría provocó intensas ovaciones, tras lo cual entró al escenario la soprano Mariana Sofía para cantar Una voce poco fa (de El Barbero de Sevilla), de G. Rossini. Muy aplaudida fue Arisbé de la Barrera al cantar Ou va la haine hindue (¿Dónde está el odio hindú?, de Lakmé), de Leo Delibes, muy vitoreada por el despliegue vocal de la intérprete, que repitió la difícil parte final. A un dúo, con Vianey Lagarda y Estefanía Cano, soprano y mezzosoprano, quienes cantaron la bellísima pieza Sous le dome epais (de Lakmé) de Delibes; mientras que José Lora cantó O du mein holder (de la ópera Tannhäuser), de Richard Wagner.

La Gala de Ópera cerró fuerte con una canción parte de la tradición popular mexicana, Dime que sí, para la cual los solistas se distribuyeron por los pasillos en el patio de butacas, creando un sonido envolvente con la vieja canción de Alfonso Esparza Oteo, cerrando así una verdadera noche de los dioses.

*Con información y fotografía del ISIC.