Las explosiones solares no dañan al medioambiente, la contaminación del hombre es la que está provocando el cambio climático: Emma Mendoza

Para cumplir con la misión de El Colegio de Sinaloa de promover las vocaciones científicas —y bajo el auspicio del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de apoyar el programa Con C de Ciencia—, este viernes 26 de octubre de 2018, se realizó la conferencia ¿De qué tamaño es el Sol?, impartida por la científica Blanca Emma Mendoza Ortega en la preparatoria “Emilio Zapata” de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en la ciudad de Culiacán. Estuvieron presentes autoridades de este plantel y más de 500 estudiantes.

En su exposición, la Dra. Blanca Emma Mendoza Ortega señaló que el tema de la conferencia se relaciona con el calentamiento global, así como el impacto que tienen las explosiones solares en el medio ambiente, el cual va más allá de la distancia de la Tierra. Describió que el sol es un astro que tiene más de 5 mil grados tan sólo en su interior, y un millón dentro de sí mismo, está compuesto de plasma (un gas ionizado). Éste constituye la mayor fuente de radiación electromagnética de este sistema planetario.

Indicó que el Sol es una esfera casi perfecta de plasma, con un movimiento convectivo interno que genera un campo magnético a través de un proceso de dinamo. Cerca de tres cuartas partes de la masa del Sol constan de hidrógeno; el resto es principalmente helio, con cantidades mucho más pequeñas de elementos, incluyendo el oxígeno, carbono, neón y hierro. “Me interesó ponerle a la conferencia ¿De qué tamaño es el Sol? porqué realmente esta estrella es cien veces más grande que la Tierra. Sin él, simplemente no habría vida, pero al no cuidar el planeta, el Sol se puede transformar en nuestro peor enemigo”, precisó.

La científica especializada en Física solar indicó que las manchas solares son puntos o regiones aparentemente oscuras que aparecen en la superficie del Sol, y varían en su forma, tamaño y posición con el transcurso de los días. Con un tamaño frecuentemente superior al de nuestro planeta, las manchas solares son conocidas desde la antigüedad, dado que algunas resultan claramente visibles a simple vista. De hecho, existen registros históricos de algunas manchas solares observadas por astrónomos chinos hace más de dos mil años, pero fue Galileo Galilei quien por primera vez realizó observaciones sistemáticas de las manchas solares luego de la invención del telescopio.

“Las manchas son peculiaridades del Sol, antes los astrónomos al observarlo pensaban que el telescopio estaba sucio o que se atravesaban nubes, pero en realidad eran eso manchas que tiene este astro, es así como los científicos al estudiar este fenómeno, se dieron cuenta que sol gira alrededor de su propio eje”, comentó.

La Dra. Mendoza Ortega aseveró que el tamaño de la Tierra es casi imperceptible, si se compara con el Sol, pero se vuelve realmente diminuto se compara con una explosión solar. Este fenómeno ocurre cuando la energía almacenada en campos magnéticos torcidos (usualmente localizados encima de las manchas solares) es soltada repentinamente. Las llamaradas producen un estallido de radiación a través del espectro electromagnético, desde las ondas de radio hasta los rayos-X y los rayos-gamma. Explicó que esta radiación es llamada Rayos UVE y son imperceptibles al ojo humano.

Señaló que lo más interesante es que al comparar el tamaño del sol con el tamaño del planeta, si es cien veces más grande, pero al comparar el impacto que tienen las explosiones solares es mucho mayor, porque toda esta onda radioactiva viaja hasta llegar al satélite Plutón.

La física solar anotó que las explosiones solares no dañan al medioambiente, la contaminación del hombre es la que está provocando el cambio climático, situación que se está agravando con el paso del tiempo, pues aseguró que, si los mares llegaran a calentarse lo suficiente como para derretir los polos, tardarían más de 200 años en enfriarse.

“¿Por qué creen que hay huracanes tan intensos en épocas que no debería? Eso es debido al calentamiento global, a lo mejor no se nota mucho que la temperatura ascienda un grado o dos, pero en tiempos prolongados el planeta lo resiente y comienza a calentar los mares y estos a su vez crean masas de aire muy densas”, explicó.

Para concluir, la Dra. Blanca Emma contestó una pregunta del público sobre cómo se puede ayudar a contribuir con el medio ambiente y aseguró que crear una cultura ecológica desde casa y en las escuelas podría reducir significativamente los estragos de las temperaturas. Indicó que una acción muy sencilla es pedir en las tiendas que se sirva el café en recipientes de reciclaje o termos, por poner un ejemplo.