Dolores Maravilla Meza entusiasma a estudiantes de bachillerato con una conferencia interestelar

Con el objetivo de promover la curiosidad científica en los adolescentes y continuando con las actividades del programa Con C de Ciencia, impulsado por El Colegio de Sinaloa, y auspiciado por El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el pasado viernes 19 de octubre del 2018, se llevó acabo la conferencia Rosseta: La gran hazaña cometaria impartida por la Dra. Dolores Maravilla Meza; tuvo lugar en la preparatoria “Sandino” de la Universidad Autónoma de Sinaloa, unidad Culiacán.

En su introducción, la Dra. Dolores Maravilla Meza reveló que su pasión por la astronomía surgió desde que era pequeña, sin embargo, tuvo obstáculos que parecían impedirle estudiar esta rama científica. Comentó que gracias a su determinación logró concluir una de las carreras más complicadas que existe en la actualidad, y hoy es una destacada astrónoma. Comentó que cree firmemente que la exploración de las estrellas puede revelar el misterio de la creación de la vida como hoy se conoce. ”Uno de los misterios más grandes de todos los tiempos es saber de dónde venimos, cómo estamos conformados biológicamente. Pues lo mismo pasa con el universo, aún no se ha descubierto cómo están construidas las estrellas y todos los cuerpos celestes, es por eso que los científicos continuamos en la tara de estudiar estos cuerpos celestes”, detalló.

La científica al profundizar en el tema, explicó que Rosseta fue una misión de exploración bautizada por la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), la cual se deriva del nombre de la piedra Rosseta, mismo nombre que trae inscrito tres lenguas milenarias. Esta nave se lanzó el 2 de marzo del 2004, y concluyó su exploración el 30 de septiembre del 2016. Maravilla Meza indicó que esta misión fue creada con el objetivo de hacer una exploración profunda del cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko, la cual orbitó a su alrededor 2014 y 2015.

La científica describió que Rosseta en su interior contenía una nave de aterrizaje llamada Philae; esta llegó hasta a la superficie de dicho cometa. Tanto el orbitador como el aterrizador disponía de numerosos instrumentos científicos para analizar minuciosamente este cuerpo celeste y sus características, uno de los cuales contaba con una perforadora para tomar muestras internas. Los instrumentos científicos incluían diversos espectrómetros especializados que analizaban la superficie del cometa, la coma y los gases expulsados. Se hicieron recuentos y estadísticas de las formas, colores, velocidades, etc, de las partículas expulsadas. También incluía la medición del núcleo por ondas de radio.

La investigadora dijo que a pesar de que Rosseta confrontó dificultades para realizar su misión debido a que Philae aterrizó sobre Churiumov-Guerasimenko de una manera violenta, esto se consideró una hazaña cometaria: “Porque en realidad se dijo que la nave pequeña hizo su trabajo en tres días, cuando en realidad lo hizo en dos días cometarios que equivalen aproximadamente a 12 horas terrestres. Luego de que descendió al cometa y sin poder incrustar sus arpones en la superficie de Guerasimenko, la nave fue arrastrada hasta una cueva oscura la cual impedía que la luz solar recargara los paneles, estos paneles permitían que la nave tuviera batería, ¿Ahora se imaginan el gran desempeño que tuvo Philae para recopilar datos en tan solo 36 horas?, fue una verdadera hazaña cometaria”, destacó.

Para concluir con la conferencia, la científica Maravilla Meza indicó que Rosseta era una nave espacial que estaba diseñada para quedarse en el espacio junto con Philae: “Dejar libre esta nave fue más que un evento científico que trascendió, sino que además fue un momento conmovedor, porque cuando los científicos decidieron aterrizar a Rosseta junto con Philae, sintieron que todo su esfuerzo, los años de sacrificio y de espera, tuvieron su recompensa”, expresó.

Al final de la presentación, los alumnos del Instituto Politécnico Nacional hicieron una demostración interactiva con los jóvenes de la preparatoria “Sandino”, donde mostraban las habilidades de un prototipo construidos por los alumnos de la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas, una escuela de nivel superior y posgrado del Instituto Politécnico Nacional (UPIITA-IPN).