Presenta el INEE el libro Panorama Educativo de México 2017, en El Colegio de Sinaloa

Para informar con precisión sobre las fortalezas y debilidades por las cuales atraviesa el sector educativo en la República Mexicana, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) presentó el libro Panorama Educativo de México. Indicadores del Sistema Nacional 2017, Educación Básica y Media superior, evento que se celebró el jueves 27 de septiembre de 2018, en el vestíbulo de El Colegio de Sinaloa. Participaron como comentaristas Verónica Medrano Camacho, Juan Carlos Palafox, el coordinador General de las Direcciones del INEE en las Entidades Federativas, Roberto Cubas, así como el Mtro. José Ángel Pescador Osuna, director del INEE-Sinaloa.

A manera de introducción, el Mtro. José Ángel Pescador Osuna reveló que los indicadores que muestra el instituto a través de sus plataformas digitales han servido como referente para que académicos e investigadores analicen a profundidad el panorama educativo de México. “Así es… desde el 2009 este panorama cubre la educación básica y la media superior por lo cual este es un gran libro. ¿Y por qué digo que es un producto extraordinario? Porque para el INEE ha sido una prioridad que los resultados se reflejen mediante indicadores fehacientes”.

El director INEE-Sinaloa precisó que en el 2009 sólo existían dos organismos de la Secretaría de Educación Pública los encargados de recopilar estos datos afines, pero con la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, esto ayudó a retroalimentar los indicadores. Subrayó que a pesar de que ya se tienen varios años trabajando en este proyecto, los indicadores cambian lentamente porque son datos nacionales que se tienen que trabajar con sumo cuidado para tener una cifra muy bien fundamentada.

En su participación, Verónica Medrano Camacho explicó la importancia del marco normativo en la construcción del Sistema de Indicadores Educativos para lo cual señaló que es fundamental entender la noción de calidad de la educación obligatoria, pues la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos subraya el mandato de garantizar “a todos los niños su derecho a una educación obligatoria de calidad a través de centros escolares bien equipados, con materiales y métodos educativos adecuados, así como docentes y directivos orientados a formar integralmente a sus alumnos para mejores aprendizajes”. Para ello, el marco normativo incorporó la Ley General de Educación, la Ley del INEE, la Ley General de Servicio Profesional Docente, entre otras leyes secundarias.

Aclaró que los indicadores educativos no son estadísticas neutrales; lo que quiere mostrar un indicador es la problemática más importante que se puede observar dentro de los sistemas con una mirada macro, por lo que estos pueden ser una herramienta poderosa para las autoridades educativas en zonas y centros escolares.

En cuanto a la situación del estado de Sinaloa, Verónica Medrano aportó datos importantes con respecto a la asistencia de la población infantil y juvenil a la educación básica y media superior, indicando que en 2016 Sinaloa mostró un porcentaje de asistencia mayor con respecto al dato nacional en los grupos de edad de 12 a 14 y de 15 a 17; incluso para la población con antecedentes para cursar tanto la educación secundaria como el bachillerato. No obstante, reconoció que Sinaloa tiene retos importantes en la asistencia de grupo de edad de 3 a 5 y de 15 a 17.

Explicó que, en 2016, la población de Sinaloa de 15 años y más obtuvo un promedio de 9.7 años de escolaridad, 0.5 puntos porcentuales por arriba de la media nacional, lo que equivale a cursar el primer año de educación media superior. También documentó que ese mismo año, Sinaloa “mostró mayores porcentajes de población de 20 a 24 años con al menos educación media superior completa con respecto al dato nacional”.

Con relación a la evolución de la cobertura en la educación obligatoria reconoció que en primaria casi todos los niños están matriculados y además en las edades idóneas, no obstante, en otros niveles, especialmente en educación preescolar y media superior es donde se deben redoblar esfuerzos para que los niños y jóvenes se incorporen a las escuelas.

También explicó sobre los aprendizajes claves que se pretenden en el currículo nacional, así como otros datos importantes para Sinaloa, para lo cual invitó a los asistentes a revisar los datos en el documento, pues éste es muy amplio.

Quien analizó las variables desde una óptica socioeducativa fue Juan Carlos Palafox, quien detalló que el término de calidad educativa es muy complejo no sólo en país, sino que a nivel mundial aún no existe una expresión unánime, pues según para la UNESCO: “Ha establecido y ha reconocido que se ha optado por los indicadores que se pueden obtener a partir de pruebas estandarizadas, pero estas pruebas estandarizadas también tienen sus problemas porque en general no son aplicadas para todas las disciplinas”. Palafox dijo que existe una limitante en las materias en las áreas de ciencias y humanidades, las cuales hacen que las personas sean mejores, pues es ahí donde se fomentan los valores morales y civiles.

Juan Carlos Palafox, analizó que los indicadores que miden a los valores escolares, también se mide en la educación familiar “A mayor nivel educativo de los padres, mejor rendimiento promedio de los niños”. El experto en educación cerró su participación con una reflexión sobre la permanencia del INEE de cara a la llegada de la próxima administración Federa: “negarse al que el Instituto continúe dejaría al país sin información, sin indicadores que permitan tomar buenas decisiones para atacar el problema de la falta de educación en México que permitan verdaderamente el cambio”.

Para finalizar, Roberto Cubas destacó la importancia de presentar este libro en Sinaloa por primera vez en todo el país se muestran los indicadores nacionales en conjunto: “Este es un documento emblemático, es un documento bastante grueso, que cada año el equipo del Dr. Héctor Robles va agregando alguna característica diferente”. En este año, lo que representa este libro es que se actualizó el número de escuelas y de profesores que hoy habitan en la República.

Por último, aclaró que la finalidad de este libro concretamente es impulsar y mejorar la calidad de educación en los niños: “Todavía tenemos ese reto de las escuelas de multigrado; estos son los datos que nos da el panorama y estos son los retos que tenemos que ir enfrentando: los retos de atender estos 5 millones de niños, no los podemos tratar igual que los alumnos de las escuelas de tiempo completo”.

Al término, se dio un espacio para una ronda de preguntas, permitiendo la discusión constructiva de los asistentes en su mayoría profesores y directivos de los diferentes niveles educativos.