Estados Unidos no cuenta con una Ley Federal Electoral, de manera que el proceso democrático se rige por leyes estatales: Diego Valadés

Para continuar con la agenda del Ciclo cine-debate: La travesía electoral, y reflexionar a profundidad largometrajes respectivos a temas políticos y democráticos, el jurista Diego Valadés, miembro de El Colegio de Sinaloa, sostuvo un debate con espectadores para analizar la película Recuento del director Jay Roach. Esto en la sede de El Colegio Nacional en la Ciudad México, el día jueves 6 de septiembre del 2018; Séptima función que se llevó a cabo en coordinación con Héctor Fix-Zamudio y Alejandro Pelayo.

El Dr. Diego Valadés explicó que este filme es un documental que aborda cómo, en el año 2000, las elecciones presidenciales de los Estados Unidos no estaban exentas de polémica, y que el estado de Florida no fue la excepción. Comentó que en los escrutinios iniciales la balanza se inclinaba hacia el candidato George W. Bush y su oponente Albert Arnold Gore Jr., sorprendido por el resultado, impugna el recuento. Por lo cual, el partido demócrata dejó entrever una serie de irregularidades en el sistema de votación y la Corte Suprema de los Estados Unidos. Explicó que: “En Estados Unidos no hay una Ley Federal Electoral, de manera que el proceso electoral se rige en todos los casos por leyes estatales, tampoco hay una institución nacional que organice los procesos electorales, todos los procesos electorales son organizados localmente. Es por eso que 20 mil personas perdieron su derecho a ejercer el voto, por una cuestión administrativa de la Secretaría de Estado, que en México equivale a la Secretaría General de Gobierno, en el estado de Florida. Esto ha sido objeto de múltiples discusiones porque ciertamente muchas personas abogan por que haya una legislación uniforme que garantice el ejercicio del voto, y también se habla de que haya un solo órgano rector, regulador y administrador, del proceso electoral”, reflexionó.

El jurista recalcó que tan complicada es la situación democrática en Norte América que hace tres años, cientos de personas no pudieron hacer efectivo su sufragio, porque el Gobierno Norteamericano no estaba emitiendo licencias de conducir: “Y es que para limitar el acceso al voto de muchas personas se dejaron de expedir, por ejemplo, licencias de manejar a quienes no acreditaban tener una residencia legal en Estados Unidos, no hay credencial electoral de manera que las personas acreditan su identidad con cualquier instrumento, incluida la licencia de manejar. Pero en muchos estados se tiene como regla presentar el pasaporte o la licencia, de manera de quien no conduzca un coche, no podrá votar”, detalló.

Para finalizar, el miembro colegiado comentó que un dato sumamente curioso de la película es que Al Gore perdió en su propio estado: “Él sí era muy identificado en el momento de la elección durante su desempeño como vicepresidente, como una persona arrogante y eso lo muestra también en diferentes expresiones. Después de esa elección, Gore siguió con un gran tema que ha sido el tema ecológico y se considera en este momento una de las figuras emblemáticas del mundo en cuanto abogar por el establecimiento de las mejores condiciones del clima en el mundo y es uno de los grandes voceros del cambio climático”, puntualizó.

Por su parte Alejandro Pelayo —director de la Cineteca Nacional— dijo que este documental sobrepasó todas sus expectativas porque lo produjo un canal de televisión por cable que ha estado a la vanguardia de los avances tecnológicos y de las nuevas plataformas de entretenimiento. Este largometraje está filmado de tal manera que puede proyectarse en una sala de cine.