Otorgan a Beatriz Espejo la primera edición del Premio Bellas Artes de Literatura “Inés Arredondo”

La Secretaría de Cultura, por medio del Instituto Nacional de Bellas Artes, el Gobierno del Estado de Sinaloa, a través del Instituto Sinaloense de Cultura, y la Universidad Autónoma de Sinaloa, informan que la escritora veracruzana Beatriz Espejo, es la acreedora del Premio Bellas Artes de Literatura “Inés Arredondo” (en su primera edición). Esto debido su trayectoria sólida como creadora de ficción narrativa y ensayo. Además de ser impulsora de escritoras mexicanas y extranjeras, así como una de las mayores promotoras en el género del cuento.

El jurado estuvo conformado por María Baranda, Silvia Molina y Eduardo Antonio Parra, quienes decidieron, por mayoría, otorgar este reconocimiento a la escritora veracruzana.

Eduardo Antonio Parra dijo que “Beatriz tiene una trayectoria bastante sólida y en su labor ensayística ha contribuido a fijar el canon de la narrativa escrita por mujeres, de alguna manera. Su obra no desmerece tanto en el cuento como en el ensayo, sobre todo, y además por otra de sus facetas que es la de ayudar a los jóvenes escritores en su formación, no nada más como maestra universitaria, sino dando talleres, asesorando. Ha puesto muy visible para los lectores la cuestión de la literatura escrita por mujeres, sobre todo en libros colectivos. Es un premio bastante merecido”.

Beatriz Espejo nació el 19 de septiembre de 1939. Estudió el doctorado en Letras españolas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde también fue profesora, así como en algunos colegios particulares. Es además investigadora del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM y directora fundadora de El Rehilete. Ha traducido a Katherine Anne Porter y Katherine Mansfield. Obtuvo el Premio Magda Donato por Julio Torri, voyerista desencantado; el Premio Nacional de Narrativa Colima para Obra Publicada 1993 por El cantar del pecador y el Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí 1996 por Alta costura.

*Con información del Instituto Sinaloense de Cultura y fotografía de la Secretaría de Cultura.