El Colegio de Sinaloa realiza homenaje a Sergio Ortega Noriega

Como reconocimiento a su arduo trabajo académico, El Colegio de Sinaloa brindó un homenaje al doctor Sergio Ortega Noriega, quien fuera miembro colegiado, celebrado el viernes 29 de junio del año en curso, en la sede de este organismo. Esta actividad fue coordinada en conjunto con el Seminario de Cultura Mexicana. Para inaugurar la actividad, se contó con la presencia de los miembros colegiados Roberto Blancarte Pimientel y Enrique Villa Rivera, así como de Carlos Zazueta Manjarrez.

Para dar la bienvenida, Roberto Blancarte reiteró que la jornada académica era para homenajear la memoria del doctor Sergio Ortega, “quien fue precisamente mi predecesor en El Colegio de Sinaloa, así que yo tenía una deuda personal que espero podamos cumplir colectivamente este día, la cual asumió el consejo directivo de El Colegio, quienes me hicieron responsable de la organización de este homenaje”. Explicó la decisión de hacer del homenaje una actividad académica, pues “decidimos, más que hacer un homenaje que luego se perdiera, organizar un seminario que retomara algunos de los temas y parte de la trayectoria profesional del doctor Ortega, y que se plasmara en una discusión entre colegas”.

Al tomar la palabra el doctor Villa Rivera, recordó que el homenajeado hizo un extraordinario trabajo y tuvo una vida profesional llena de productos. “Sergio Ortega, sin lugar a dudas, es uno de los mejores historiadores del noroeste del país, es uno de los que han estudiado a fondo las raíces del pueblo del noroeste, por supuesto con énfasis en su tierra natal, Sinaloa. Uno de sus libros que es fundamental leerlo para entender es Breve Historia de Sinaloa, que hace un compendio de la historia del poblamiento de Sinaloa, desde la etapa precolombina, hasta prácticamente la mitad del siglo pasado. Leí a Sergio Ortega y me ilustró sin duda, porque al recorrer la historia desde la etapa precolombina, pero con énfasis en el siglo antepasado, y saber cómo se desarrolla Sinaloa y los principios de desarrollo comparativamente con la República Mexicana, se dieron fenómenos que no existieron en otros estados de la República, aquí, en nuestra tierra”, enfatizó.

Al recordar las virtudes y experiencias de Sergio Ortega, Enrique Villa Rivera mencionó que él era un hombre que supo compartir por la vía de la escritura lo que había desarrollado, y por la vía de la formación, “fue un excelente maestro, por eso sus generaciones lo recuerdan. Fue un hombre de mucha estatura intelectual, fue de los fundadores de El Colegio de Sinaloa. Un hombre que hablaba poco, me tocó en muchas ocasiones estar sentado a un lado cuando yo ingresé a El Colegio de Sinaloa, hablaba poco, pero cuando lo hacía hablaba fuerte; era de pocas palabras, pero de mensaje muy claro”.

Finalmente, elogió los valores que Ortega Noriega reflejaba, pues recordó que fue un distinguido sinaloense, “de esos a quien debe hacerse difusión, que los jóvenes de hoy sepan quién fue Sergio Ortega, de esos a quienes necesitamos mucho más. Sinaloa está ávida de gente de la que podamos estar orgullosos, necesita hombres y mujeres que le den luz afuera del estado, que no nos reconozcan por los problemas que todos los estados tienen, sino por lo que se está generando a pesar de la adversidad, y Sergio Ortega es el mejor ejemplo de este esfuerzo sinaloense”.

Posteriormente, se llevó a cabo un programa académico en el cual se contó con distintas participaciones a cargo de José Abel Ramos, Jorge René González, Teresa Lozano, Lourdes Villafuerte, Marcelo Ramírez, María Consuelo Maquívar, Patricia Osante, Massimo Gatta, Wilfrido Llanes, Leonel Rodríguez y Gilberto López Alanís.