El normalismo es la base fundamental para una buena preparación académica en México: José Ángel Pescador

Para contribuir con la formación académica de los jóvenes que cursan una carrera docente, José Ángel Pescador Osuna, miembro de El Colegio de Sinaloa, disertó una conferencia magistral “Una visión histórica del normalismo en México”, como parte de las actividades de la Semana Cultural del Estudiante Normalista, el día lunes 28 de mayo de 2018, en la Escuela Experimental de El Fuerte (ENEF), extensión Mazatlán.

Pescador Osuna también director del INEE —Sinaloa— comentó que hace años era muy difícil que una persona pudiera concluir sus estudios profesionales como normalista, ya que los exámenes eran mucho más rigurosos y las pruebas prácticas debían estar muy bien fundamentadas, esto lo señaló con la intención de conocer la importancia de esta carrera en México: “No hay un buen profesor formado, sino conoce la historia de la educación pública en este país”, expresó.

Externó que la educación normal es la que ha dado sentido a la identidad que tiene la educación gratuitita en la República Mexicana y por eso los normalistas han sido algunos de los profesionistas más respetados en la historia, desde 1822 hasta nuestros días.

Explicó que hace algunos de años, entre 1993 y 1994, se logró que el salario profesional de un profesor de la normal fuera equivalente a tres y medio o cuatro salarios mínimos. “El problema que ha aparecido históricamente, desde la década de los cincuenta y sesenta, hasta nuestros días, ahora un poco mitigado, es el problema del salario de los maestros y el de los egresados de las escuelas normales cuando se incorporan como maestros de la educación básica”.

Pescador Osuna recordó que en 1959 estaba en marcha el Plan de Once años para la expansión y el mejoramiento de la educación primaria: “Es el primer ejercicio de planeación educativa que se hizo de una manera oficial en este país, que tuvo resultados positivos, pero también algunos que no salieron de la manera en que se esperaba, especialmente la construcción de escuelas y el financiamiento”.

El expositor concluyó diciendo que el normalismo es un fenómeno social muy importante, “porque le dio conformación a nuestro país, fue un instrumento muy útil para incorporar a las nuevas generaciones que vinieron después de la Revolución mexicana al proceso de cambio, pero también nos dio un sentido de identidad que hasta hoy el normalismo es sinónimo de transformación, pese a todos los embates en contra de la educación normal. Hasta hoy aún tenemos la posibilidad de insistir, por ahí está una salida para todos los problemas que enfrentamos en educación, no abandonar las escuelas normales”.