José Ángel Pescador Osuna comenta el libro Invasión norteamericana en Sinaloa 1847-1848

Con el propósito de discutir un tema geográfico e histórico concerniente a nuestra entidad, el maestro José Ángel Pescador Osuna, miembro de El Colegio de Sinaloa, moderó y comentó la presentación del libro Invasión norteamericana en Sinaloa 1847-1848, del autor Francisco Javier Gaxiola, donde participaron los comentaristas Antonio Lerma Garay y Nicolás Vidales Soto, evento que se realizó en la ciudad de Mazatlán, en el Centro Cultural Multiversidad.

En su participación, el maestro Pescador Osuna comentó que esta obra de investigación, a pesar de que se escribió en 1891, retoma temas políticos de América del Norte que influyen en el pensamiento de los ciudadanos de la República mexicana: “este libro habla fundamentalmente de que hubo una invasión y, posteriormente, los americanos nos quitaron el territorio al terminar la guerra.” Además, recalcó que dicha obra de investigación es importante que sea leída por cada uno de los sinaloenses, ya que es parte elemental de la explicación de la historia y construcción del estado.

En ese tenor, el comentarista Antonio Lerma Garay explicó que 1826, en la época que Nepomuceno Machado impulsó el comercio en Mazatlán, fue cuando el Gobierno americano tuvo interés en explorar la ciudad, enviando a un cónsul general de la Embajada de los Estados Unidos Americanos, a pesar de que la ciudad aún era pequeña, “la pregunta es: ¿a qué vino un cónsul a una ciudad donde únicamente había quince casas repletas de zancudos y alacranes? Es obvio que había un interés por explorar Mazatlán, de ahí la importancia que tiene este libro, ya que se encuentra en diferentes bibliotecas de instituciones educativas del país”, expresó.

Por su parte el cronista Nicolás Vidales Soto aclaró que la obra debe leerse despacio para entender, de manera jerarquizada, cómo se suscitaron los hechos y ver la correlación que existe con los temas actuales: “si leemos el libro entre los primeros cinco años vamos a entender por qué los comerciantes mazatlecos tenían pleitos con el poder central y con algunos extranjeros, hasta llegar a la aprehensión del —en aquel entonces— gobernador de la ciudad, para que regresara algunos impuestos, era la tierra de nadie”, puntualizó.

*Con fotografías de el Centro Cultural Multiversidad.