En la sociedad del conocimiento, se requiere mejorar la educación e impulsar la investigación científica: Jaime Martuscelli

Para compartir sus conocimientos sobre las políticas públicas actuales, el doctor Jaime Martuscelli Quintana, miembro de El Colegio de Sinaloa, expuso la conferencia Problemas y desafíos de las Políticas Públicas, la cual fue coordinada por El Colegio de Sinaloa y la Universidad Politécnica de Sinaloa (UPSIN), el pasado 16 de marzo, en el Auditorio “Dr. José Enrique Villa Rivera” de la UPSIN, en la ciudad de Mazatlán.

Al iniciar con su presentación, el experto mencionó que, en tiempos de cambios políticos, es importante señalar “las necesidades y exigencias sociales para que puedan hacerse visibles y sean tomadas en cuenta en el diseño de futuras políticas públicas definidas en los planes de desarrollo una vez que resulte el presidente electo”.

Explicó que, para poder beneficiarse de los avances en una sociedad del conocimiento, se requiere necesariamente mejorar la educación e impulsar la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación. “Está demostrado que, sin educación, sin ciencia y tecnología ningún país puede aspirar a obtener mejores estándares de crecimiento económico, ni mejorar las condiciones bienestar social y cultural”.

Lamentó que en México tenemos actualmente más de 5 millones de analfabetas y más de 32 millones de personas se encuentran en un franco rezago educativo. Además, mencionó que, a nivel nacional, “el 22% del grupo de edad entre 15 y 29, que son alrededor de 7 millones de jóvenes, no estudia, ni trabaja, ni tiene acceso a la capacitación; esta condición afecta principalmente a las mujeres, cuya probabilidad de ser nini —como se les ha llamado— es cuatro veces superior a la de los varones”.

El doctor Jaime Martuscelli también comentó que los problemas ambientales tienen que resolverse de inmediato ya que, en la actualidad, las personas realizan una fuerte explotación de los recursos naturales, provocando que los fenómenos de la naturaleza tengan mayor impacto en los desastres inminentes, e hizo referencia al terremoto de septiembre del año 2017 que se suscitó en la Ciudad de México. “La gestión ineficiente del agua ha llevado a una sobreexplotación de los mantos acuíferos, que provoca que los eventos naturales tengan consecuencias fatales, este es el caso de valle de México, donde la extracción del agua excede la recarga natural en una variación del 50 al 80 por ciento produciendo compactación de acuíferos, hundimiento de suelos y daños a las estructuras superficiales”, documentó.

Así mismo, enfatizó que en Sinaloa existe un caso semejante, pues señaló que en este 2018 podríamos entrar en estado de alerta hídrica, “hace poco más de un año, en octubre del 2016, el Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa (CODESIN) publicó una entrevista con la directora de la asociación civil CONSELVA, Costas y Comunidades, de nombre Sandra Guido, quien nos previene de la posible crisis del abastecimiento de agua en la zona norte y centro del estado, en un plazo aproximadamente de 10 años. Ella se apoyó en el Atlas de vulnerabilidad hídrica del cambio climático, hecho por un instituto serio como lo es el Mexicano de Tecnologías del agua”, apuntó.

Por último, aseguró que son los jóvenes los que deben asumir la responsabilidad de enfrentar este desafío, que estén informados y que apliquen el conocimiento a favor del medio ambiente, “pero es necesario reforzar las bases a nivel educativo, pues deben hacer conciencia de las consecuencias del calentamiento del planeta, y se doten de herramientas científicas que lo combatan, sólo así podemos llegar a cambiar con orden y sabiduría las políticas públicas”.