Jaime Labastida ofrece recital de poesía en Mazatlán

Para finalizar con las actividades de la Feria del Libro de la Universidad Autónoma de Sinaloa (FeliUAS) 2018, el poeta, filósofo y miembro de El Colegio de Sinaloa, Jaime Labastida participó en un recital de poesía donde compartió con los asistentes algunos de sus versos más recientes. Durante esta actividad estuvo acompañado por María Aurora Armienta Hernández, presidenta de El Colegio de Sinaloa; Élmer Mendoza, miembro colegiado; Elizabeth Moreno Rojas, directora editorial de la UAS; y Miguel Ángel Díaz Quinteros, vicerector de la UAS; el jueves 15 de marzo, en el Polideportivo de la UAS, en Mazatlán.

Previo a la participación del poeta, el escritor Élmer Mendoza agradeció a todos los presentes y los invitó a asistir el próximo año a la FeliUAS, la cual tendrá “más fuerzas, más ideas, más auditores, más presencia de lo que es nuestros deseos de la cultura para la comunidad universitaria y para el pueblo de Mazatlán”. Además, al homenajeado le expresó: “Mi querido Jaime, bienvenido, es tu micrófono, es tu casa y es también tu feria, porque la hemos dedicado a ti y nos ha ido muy bien”.

Al tomar la palabra, Jaime Labastida dio su agradecimiento a los asistentes y UAS por haberle dedicado esta edición de la feria. Posteriormente dio lectura a los poemas Preguntas y Poema en que quizá, el cual se reproduce a continuación:

Poema en que quizá
Es un recuerdo vago,
la fotografía amarilla de tiempo jamás miente.
Estoy entre los brazos de mi madre,
un hombre ausente mira sin mirar hacia ninguna parte;
no puedo recordar que estuve en el lugar,
pudo haber sido así, desde luego, pero no lo recuerdo,
en verdad no lo recuerdo.
¿Soy yo ese niño serio sin sonrisas,
acaso demacrado por el calor y el fuego de verano?
Quizá.
Lo sé tan sólo porque los hombres mayores lo dijeron,
yo no lo sé de cierto, ahí hay tan sólo unas imágenes:
un hombre, una mujer, un niño.
Pude haber sido yo;
ese señor tan joven del retrato no puede ser mi padre,
no lo recuerdo así.
¿Qué es el recuerdo?
El padre y la madre que recuerdo tenían cien años y eran sabios.
Los rostros que refleja este retrato
son los rostros de un hombre y una mujer distintos a mis padres.
¿Pudo haber sido así?