La paz se construye con el diálogo: Antonio Roveda Hoyos

Con la firme postura de que los medios de comunicación pueden contribuir con un ambiente pacifico a través del diálogo sereno, el día 29 de enero del presente año se llevó a cabo dentro de las instalaciones de El Colegio de Sinaloa, la conferencia magistral Periodismo de Paz, impartida por Antonio Roveda Hoyos, doctor en comunicación y director de Extensión y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Al inicio de su discurso, el académico comparó la violencia que experimentó Colombia durante 30 años con la última década que ha vivido la capital sinaloense, no obstante, comentó que, aunque el narcotráfico es un problema que data desde los años sesentas, hoy en día tiene una fácil solución, y esa es la construcción de la paz, generando noticias que alimenten el espíritu tranquilo de una sociedad.

“Los mexicanos son muy inteligentes para resolver la situación, yo solamente vengo a contar como vivimos la experiencia en Colombia, cómo logramos frenar una guerra de 52 años, cómo logramos frenar un magnicidio de 8 millones de personas asesinadas, 7 millones de personas desplazadas, asesinatos de periodistas, de académicos y de científicos”, precisó.

Roveda Hoyos señaló que lo primero que deben realizar los ciudadanos, Gobierno y prensa de Sinaloa, es localizar las causas estructurales que generan el conflicto. Destacó que en Colombia se detectaron ocho motivos que ayudaron a promover la violencia entre los que se subrayan la implementación de una mala reforma agraria que propició la marginación entre los pequeños dueños de las tierra; la ambición política por gobernar a un país con tan sólo dos partidos políticos que le restaron democracia a la sociedad; la naturalización de los asesinatos, que fueron hincapié para que se creara la narco cultura; y el desplome económico que sufrieron en el año de 1953, gracias a que su fuente principal de empleo lo generaba el narcotráfico en un 60 por ciento.

Sin embargo, Antonio Roveda explicó que en el país colombino se implementó una estrategia basada en 5 ejes centrales para la construcción de narraciones de paz: primero, indicó que el periodista se debe asumir como narrador, como un hermeneuta simbólico de la cultura, y por lo tanto como un ciudadano y profesional constructor de la paz. Lo segundo es formarse en “pedagogía de la paz” y en estrategias de resiliencia social para coadyuvar a “reconstruir la seguridad, la confianza y el tejido social.

Tercero, el desarme de las palabras y las imágenes, para evitar herir a víctimas y victimarios, se debe insistir en reconfigurar el sentido de la narración buscando siempre las causas y las posibles soluciones. Cuarto, se debe de hablar de paz insistentemente, no esperando a que ésta llegue voluntariamente durante el conflicto mismo, debe invocarse y reivindicarse la paz como derecho y saber de una sociedad. Y, por último, dejar que las víctimas y los victimarios hablen del conflicto, se debe reconocer que hay un problema para poder buscarle una solución imaginativa.

El doctor comentó que, a pesar de haber hecho un trabajo extensivo sobre lo antes mencionado, los colombianos tuvieron que contratar a expertos en violencia, porque no podían resolver la situación del narco en Medellín; no conforme a eso, la inseguridad crecía cada vez más, hasta que se optó por conseguir ayuda profesional de especialistas en la paz.

Finalmente, el periodista llegó a la conclusión de que la violencia en mundo, se combate con el doloroso proceso del perdón. “Es mejor un perdón a medias, que una guerra perfecta, aprendimos que los carteles en México, no son la única expresión de la violencia, el feminicidio, el abuso entre niños y las acciones aberrantes de machismos”, indicó.