La fuente más importante de arsénico es la interacción entre el agua y las rocas del subsuelo: María Aurora Armienta

El destacado diario El País publicó en su edición del 26 de enero de 2018 un reportaje sobre el municipio de Zimapán, Hidalgo, y los problemas de la contaminación por arsénico que se presentan entre su población por el consumo de agua contaminada. Por ello, abordó a diversos investigadores, entre ellos a la Dra. María Aurora Armienta Hernández —presidenta de El Colegio de Sinaloa— quien explicó que la riqueza geofísica del Zimapán se ha convertido en un problema pues “la fuente más importante de arsénico es la interacción entre el agua y las rocas del subsuelo”. También agregó que “Hay arsénico por la explotación de las minas y los residuos químicos, pero no son las principales causas. El problema está debajo de la tierra”.

El reportaje afirma que se han encontrado pozos con concentraciones de arsénico 100 veces mayores de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y 40 veces mayores de lo que marca la norma mexicana. La Dra. Armienta ha dado seguimiento al caso desde hace 25 años y argumenta que si bien no es un problema que no tenga solución, la sociedad y el Gobierno tienen que estar atentos. Actualmente ya se cuenta con una planta que trata el agua del pozo de El Muhí, uno de los más contaminados, y que lleva el nombre de la doctora Armienta.

En resumen, la investigación de la Dra. Armienta y otros investigadores indica que: “En la zona minera histórica de Zimapán, México, los depósitos de relaves no protegidos están suministrando contaminantes al sistema fluvial local. Esta investigación se realizó para evaluar el riesgo ambiental de estos desechos y sedimentos fluviales mediante la determinación de la entrada, el transporte y la variabilidad estacional del arsénico, el cadmio, el plomo y el zinc y su especiación mediante un esquema definido operacionalmente de labilidad decreciente: F1, fracción soluble en agua desionizada; F2, asociado a carbonatos; F3, óxidos e hidróxidos de hierro; F4, sulfuros y materia orgánica; F5, residual. Las concentraciones totales más altas de Cd, Pb y Zn estuvieron presentes en los sedimentos en la estación seca con respecto a la estación lluviosa. En la estación seca, As y Pb se asociaron principalmente con las fracciones F3 y F5 más estables, mientras que Cd estaba en F2 y F5, y Zn en F3, F2 y F5. En la temporada de lluvias, la asociación fue principalmente F3 para As, mientras que F2 y F3 contenían la mayoría de Cd, Pb y Zn. Este fraccionamiento indica que el peligro ambiental de Cd, Pb y Zn aumenta al disminuir el pH debido a su proporción en la fracción carbonática, y muestra un aumento de la movilidad durante la estación lluviosa.

Con información de:

https://elpais.com/internacional/2018/01/26/mexico/1516995951_973825.html

https://link.springer.com/article/10.1007/s00254-008-1649-6