Queremos que se respete el principio de separación Estado-Iglesia y el principio de separación entre la religión y la política: Roberto Blancarte

En su conferencia ¿Por qué nos da miedo la mezcla de religión y política? disertada el martes 23 de enero de 2018, en la Universidad de Occidente, campus Mazatlán, el Dr. Roberto Blancarte Pimentel —miembro de El Colegio de Sinaloa— explicó a los estudiantes y docentes de esa institución sobre los temores de que se mezclen la religión y la política en la vida pública. Con una amplia experiencia en el tema de laicidad y religiones, el Dr. Blancarte señaló que en nuestro país la mayoría de los aspirantes a puestos de elección popular, y también se incluye a gobernantes, “están tratando de introducir la religión y su visión personal en políticas públicas. Y ese el miedo, el riesgo si la sociedad es ignorante de estas pretensiones”.

Para el también profesor e investigador por El Colegio de México, los políticos pretenden mezclar la política y la religión para conseguir votos y adhesiones. Por ello manifestó que es fundamental que las políticas públicas —por obvias razones— deben ser respetuosas de las libertades y los derechos de los ciudadanos, iniciando con la libertad de creencia y culto.

Roberto Blancarte desde la sociología ha indagado que “La clave para este aparente dilema radica en dos cuestiones centrales. En primer lugar la definición de los procesos que estamos tratando de explicar: secularización y laicidad. En segundo lugar y no menos importante que lo primero: la interrelación entre dos conceptos que permiten explicar por qué, al mismo tiempo que las sociedades avanzan en sus procesos de secularización, conocen un fuerte retorno de las religiones en los espacios públicos”.

Por ello y ante la necesidad de fortalecer el Estado laico, Blancarte Pimentel destaca que “Todas estas señales muestran lo alejado que nuestros políticos están de los principios del Estado laico y lo que éste defiende: libertad de conciencia, igualdad y no-discriminación, todo lo cual supone la necesidad de separar las creencias personales de la función pública. Cuando un político comienza a juntarlas, es un mal anuncio para las libertades de aquellos que no comparten las creencias personales del funcionario”.

A manera de reflexión, el Dr. Roberto Blancarte detalló que el Estado laico se creó, “precisamente generando espacios de libertad, a través de la separación entre política y religión, entre Estado e Iglesias, para todos aquellos que no comparten las creencias dominantes, cualquiera que éstas sean. Por eso el Estado laico está unido intrínsecamente a la democracia.

Entre sus conclusiones finales, insistió que en torno al tema de su conferencia: “Lo que no quise hacer es poner un título diciendo: ‘de manera irreflexiva los políticos están reintroduciendo la religión en la esfera pública’. En realidad, los que tenemos miedo somos lo que queremos que se respete el principio de separación Estado-Iglesia y el principio de separación entre la religión y la política… En esto no hay distinción de partidos, pues la mayor parte de los partidos, incluso muchos de los candidatos independientes, han cuestionado el Estado laico, han cuestionado el principio de separación tratando de reintroducir la religión en la esfera pública. Eso es lo que es peligroso. Y eso es lo que nos da miedo”.



Mapa de Sitio