Rozzana Sánchez Aragón explica la psicología del duelo amoroso

Invitada por El Colegio de Sinaloa, la Dra. Rozzana Sánchez Aragón disertó la conferencia Desentrañando la naturaleza psicológica del duelo por rompimiento amoroso, el pasado martes 14 de noviembre, en el Auditorio “Dr. Julio Ibarra Urrea” de la Universidad de Occidente (UdeO), en Culiacán, en donde estuvo acompañada por el Mtro. José Isidro Osuna López, director de la Unidad Culiacán. Esta misma conferencia se presentó el lunes 13 de noviembre, en la Universidad de Occidente, en la ciudad de Los Mochis.

En su presentación, la doctora Sánchez Aragón explicó qué es el duelo, mencionando que éste se refiere a cuando perdemos a alguien, “es un proceso en el cual nosotros sufrimos una pérdida de alguien que tiene un valor afectivo para nosotros. Es un periodo de reflexión y valoración que va a incluir tanto el descontento (vamos a estar afligidos, incómodos), y exige mucho del ser humano, exige de nosotros tolerancia, de nuestros mejores recursos para hacer frente a una situación como ésta, y exige que seamos flexibles porque a veces pensamos que no podemos vivir sin alguien, y después descubrimos que sí lo podemos hacer, a pesar de todo”.

Al continuar con su ponencia, la doctora mencionó que la forma en la que vamos a vivir esta pérdida va a depender de varios elementos: “el grado de cercanía que teníamos con la persona que estamos perdiendo; el tipo de pérdida sufrida, qué tipo de relación teníamos; nuestra propia personalidad, hay rasgos que favorecen que nosotros estemos más clavados en la experiencia del duelo, hay personas más orientadas a la reflexión y otras, a la acción”.

Al entrar en el tema específico del duelo romántico, la experta explicó que es un proceso que se puede originar a partir de situaciones de separación, la disolución, divorcio que se puede dar en una relación romántica. “Mientras que la muerte de la pareja puede dar un proceso de duelo lineal, es decir, se muere y ya no lo voy a volver a ver nunca, no es lo mismo que cuando se da un duelo por rompimiento amoroso, porque siempre existe la posibilidad de volvernos a encontrar a la persona, y eso hace mucho más difícil que nosotros procesemos el duelo, porque creemos que vamos saliendo de eso y resulta que nos la encontramos con otra persona, y eso hace que la experiencia vuelva a ser dolorosa, pensamos que ya habíamos superado el asunto y resulta que todavía no lo superamos porque duele igual”.

A pesar de que las personas experimentan el duelo de forma distinta, la doctora explicó que existen etapas en las que éste se divide: “Tenemos una etapa de negación, una etapa de hostilidad, una de negociación, uno trata de negociar un regreso o una reconciliación; después viene una etapa de depresión o desesperanza, y luego viene una de aceptación o pseudoaceptación. ¿Cómo vivimos las etapas después del rompimiento? No todos terminamos nuestras relaciones por las mismas circunstancias o las mismas razones”. Como consejo, la doctora mencionó que no nos debemos obsesionar en el asunto del duelo, debemos ver que es una nueva oportunidad de que nosotros podamos establecer relaciones nuevas.

Al mostrar los resultados de varios estudios, Rozzana Sánchez Aragón explicó que, con base en las experiencias que se presentan a partir de un duelo romántico, “no es una emoción nada más, sino un conjunto aglomerado de emociones, entonces la regulación emocional, o su estudio, en este contexto es muy imprescindible, es algo que sí se tiene que trabajar, nos la resolvemos como podemos, pero la verdad es que puede ser con trabajo terapéutico, trabajando en estas áreas. Surge la necesidad de alejamiento por el shock, pero a la vez de acercamiento, porque queremos comprender lo que sucede; luego entre esa confusión hay una negación de lo sucedido y las personas respondemos de manera ilógica e incongruente, hacemos uso de la distracción en momentos, otro de la concentración y más constantemente, hacemos uso de respuestas infantiles como me tapo los oídos, me tapo los ojos, etcétera”.

Para finalizar su participación, la doctora dijo que “las personas reflexionamos cuidadosamente de lo que sucede, el impacto que tiene esto en nuestras vidas, y reconocemos nuestro malestar, tratamos de ocuparnos en algo para mejorar esta sensación que estamos teniendo, nos acercamos de alguna manera a la persona, lo que representa la persona en nuestra vida y enfrentamos una lucha interna que nos puede llevar más o menos tiempo a cada uno, dependiendo de nuestras características y del contexto”.



Mapa de Sitio