Diego Valadés coordina mesa redonda sobre la Revolución rusa

En el marco del centenario de la Revolución rusa y como parte del Segundo Encuentro “Libertad por el Saber”, con el tema Tiempos de Revoluciones, organizado por El Colegio Nacional, se realizó la mesa redonda “La Revolución rusa”, la cual fue coordinada por Diego Valadés, miembro de dicho organismo y de El Colegio de Sinaloa; así como por Jorge Sánchez Cordero Dávila, de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación; este miércoles 18 de octubre del presente año.

Durante su intervención, Diego Valadés mencionó que, en Rusia, en el proyecto de la constitución de 1936, se preguntaban si “ya era tiempo de incorporar en el texto constitucional el gran principio acuñado por Marx, conforme al cual se daría a cada cual, según sus necesidades, pero no según su trabajo, sino según sus capacidades. Se dijo que no, que las condiciones no estaban todavía maduras, que no se había llegado a la plenitud del sistema comunista y que, cuando se enunciara en la Constitución un principio de esas características, sería porque ya estaría alcanzada la perfección de la sociedad comunista o el estado superior de la sociedad comunista, como el propio Marx había planteado en el año de 1857”.

Asimismo, Valadés explicó que ese principio “es un principio universal que trasciende al marxismo, que trasciende al constitucionalismo soviético, que trasciende a la propia Revolución rusa. Es esto tan sencillo de explicar, pues más de 200 años antes de que lo dijera Marx ya había sido enunciado prácticamente en los mismos términos, cuando se dijo que «a cada uno lo que se puede, a cada uno lo que se debe», se estaba siendo, quizá, aún más preciso, porque no se estaba señalando que se daría a cada uno según sus necesidades, sino que sería a cada uno lo que se debiera darle, el sentido de deber estaba ahí presente. Y esto lo dijo en 1645 Francisco de Quevedo”.

Esta mesa redonda inició con la participación del embajador Eduard R. Malayán, de la Federación Rusa en México, quien destacó que esta es una oportunidad más para pensar en las causas y en la naturaleza de la Revolución de su país: “es nuestra historia común y por eso hay que tratarla con respeto y lo más principal son las lecciones de la Revolución, nos hacen falta saber todo para la reconciliación, para fortalecer, para consolidar la concordancia en la sociedad, en la política y entre los ciudadanos. Es inaceptable que las decisiones que dividieron a la sociedad hace 100 años, tragedias por las que pasaron casi todas las familias, a pesar de los bandos que tomaron las personas, no lo siga sintiendo la sociedad hoy en día. Nosotros asumimos que somos un pueblo unido, único y tenemos sólo un país: Rusia”.

Como aportación al tema, mencionó que se acuñó un nuevo término, pues era usual dividir en periodos la Revolución: la Revolución burguesa de febrero de 1917, y luego la Revolución de octubre-noviembre del mismo año, que era la revolución socialista. “Esos conceptos estaban provocados por diferencias ideológicas, es decir, la de febrero era mala, dado que era la revolución burguesa; y la revolución de octubre era verdadera porque era socialista; ahora conciliamos ese periodo no solamente tomando el año 1917 hasta el 1921, incluyendo la guerra civil, junto a los acontecimientos de febrero y octubre de 1917; la caída de la monarquía y el establecimiento de la república, el pronunciamiento del general Kornílov, en agosto de 1917; las elecciones de la asamblea constituyente en septiembre de 1917, el siguiente establecimiento del poder soviético y una sangrienta guerra civil. Todos esos acontecimientos son etapas de un mismo proceso revolucionario; y el concepto que ahora es aceptado por los científicos es la Gran Revolución Rusa, no es un juego de palabras, sino que lleva un carácter histórico natural, concepto que nos lleva a posicionar de manera más clara el contexto de las revoluciones de los tiempos modernos.

Durante esta mesa también se contó con la participación de Christopher Domínguez Michael (miembro electo de El Colegio Nacional), Evgeny N. Ivakhnenko (Universidad Estatal de Humanidades de Moscú), Victoria Frede (Universidad de California en Berkeley), Javier Garciadiego (ECN), Eduardo Lizalde y Jesús Silva-Herzog Márquez (miembros de la Academia Mexicana de la Lengua).

* Puede ver esta mesa completa a través de: http://colnal.mx/events/la-revolucion-rusa