El Dr. Servando de La Cruz explica científicamente por qué los desastres no son naturaless

En el marco del programa Con C de Ciencia —auspiciado por CONACyT e impulsado por El Colegio de Sinaloa en la entidad— ante un público conformado por estudiantes de bachillerato del COBAES 95 del puerto de Mazatlán, se llevó a cabo la conferencia Los desastres… ¿son naturales?, dictada por el doctor Servando de la Cruz Reyna, conferencista e investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, el 29 de septiembre, en la cancha deportiva del plantel antes mencionado.

Durante esta actividad se contó con la presencia de la Dra. María Aurora Armienta Hernández, presidenta de El Colegio de Sinaloa; Lic. Sergio Echegaray Lizárraga, coordinador ejecutivo de COBAES zona 05; y el Lic. Eutiquio Aguilar Toledo, director del COBAES plantel 95.

Apoyado con imágenes y para contextualizar la conferencia, el doctor Servando de la Cruz Reyna explicó la situación que vivieron diferentes familias debido a los desastres causados por fenómenos naturales: “Una familia de Chiapas, la familia que ahí habita es de la etnia zoque, es un grupo descendiente de los mayas, viven de la agricultura. Una familia colombiana que vive en una pendiente en el centro de Colombia, viven de las ganancias del cultivo del café; otra familia que en 1985 vivía en un desarrollo urbano nuevo en Tlatelolco, era un concepto arquitectónico de multifamiliares. Por otra parte, está una familia que vivía en Oaxaca, era una familia que vivía de la agricultura, también hay una familia norteamericana que en 2005 vivía en Nueva Orleans, está familia vivía en una región altamente poblada y tiene la característica de que la altura esta sobre el nivel de un lago y un poco por debajo del nivel del mar. Están también otras dos familias que viven en un sólo sitio en Indonesia, este sitio es una zona turística, con una fauna y es una ciudad donde abundan las playas y la buena comida, esta ciudad vive fundamentalmente del turismo”.

Explicó que todas estas familias tienen en común que sufrieron grandes desastres, “la familia de Chiapas fue afectada por el volcán Chichón en 1982; la segunda de Colombia sufrió la actividad del volcán Nevado de Ruiz; la familia de Tlatelolco sufrió el sismo de magnitud 8.1; la familia de Nueva Orleans sufrió por el huracán Catrina en el 2005; y las dos familias que vivían en Indonesia, que sufrieron el tsunami provocado por el terremoto de magnitud 9.2”.

De la Cruz Reyna agregó que estos ejemplos nos muestran cómo en muchas partes, incluyendo estas familias, se vieron obligados a tomar medidas, “estas familias no entendían lo que estaba pasando, no entendían el fenómeno, ni las consecuencias que podía tener”.

En 1985, el volcán Nevado del Ruiz de Colombia afectó a las familias que vivían alrededor ya que tomaron la mala decisión de no irse de ahí, tras una erupción que enterró la cabecera urbana de Armero en la que según se calcula ocurrieron 25,000 muertes, “todo por la mala decisión de las personas de quedarse ahí a pesar de que se les había advertido el peligro del volcán”, precisó el especialista, quien enumeró otros ejemplos de desastres.

Para dejar claros los conceptos más importantes de la conferencia, el investigador partió de la pregunta ¿cuál es la diferencia entre fenómenos y desastres?, ante lo cual explicó que los sismos o los tsunamis “son fenómenos, pero si no hubiera habido población, supongamos una playa completamente desierta sin ninguna construcción ni persona —vamos a suponer que ahí ocurre un sismo o un huracán o un tsunami— ¿va a haber un desastre? Pues no. El fenómeno puede ocurrir sin haber desastre, depende de que haya población y depende de que esa población no esté preparada, que las casas no resistan o que no exista ningún tipo de mecanismo o de protocolo sobre qué hacer en caso de que se presente un fenómeno. Esto nos está indicando que los desastres no son naturales, los fenómenos sí son naturales”.

El experto señaló que los desastres muchas veces son causados por error humano pues “se dan en una región que se puede llamar vulnerable, que pudiera ser destruida porque no está adecuadamente diseñada para viviendas. Entre mejor sea la construcción de las viviendas, menores desastres ocurren, aunque los fenómenos naturales se presenten”.

Para que los jóvenes reflexionaran sobre la importancia de este tema, el expositor mencionó que “en gran medida les va a corresponder a todos ustedes, en el futuro, determinar primero la naturaleza de los fenómenos, que pueden surgir en esta zona de Mazatlán, de Sinaloa, y determinar si las construcciones donde sus familias viven, o las escuelas, pueden resistir los fenómenos que pudieran llegar a ocurrir. Esta es la responsabilidad que van a tener ustedes”.

Asimismo, cuestionó a los jóvenes sobre qué tipos de fenómenos se pueden presentar en Mazatlán; entre las respuestas vertidas por los estudiantes se llegó a la conclusión de que fenómenos como erupciones no eran posibles en Mazatlán, pero sí huracanes, sismos y tsunamis, por lo que es importante conocer los protocolos de seguridad en estos posibles fenómenos; además señaló que “para poder estudiar todo esto, lo primero que se debe estudiar es lo que se llama la tectónica de la región, la Placa de Rivera está aquí enfrente de Mazatlán, ¿cómo se comporta esta placa? ¿Puede producir un fuerte sismo? Bueno, nuevamente es una pregunta que ustedes tendrán que responder en el futuro”, señaló.



Mapa de Sitio